MATÍAS LILLO, POESÍA & ROCK AND ROLL

Santiago de chile, 1980). Poeta y músico chileno. Estudió Licenciatura en Historia y Bachillerato en Humanidades, en la Universidad Andrés Bello. Ha publicado “El Pájaro Ortopédico” (2010); y “Sangre de la Olla” (2018). Editor y director de la editorial Demo Libros, donde ha publicado a varios autores de la región de Atacama y el resto del país. Como músico con su proyecto “El Teniente Juan” a grabado los discos “Rock & Roll Rural (2016), y “Carretera” (2018), ambos por su propio sello independiente “Perro del Camino records”. Sus poemas aparecen seleccionados en Letras de Babel 5, por Abrace ediciones, Montevideo, Uruguay. En “Zapatitos con Sangre 66 poetas del fútbol” (Editorial Cuarto Propio, 2017); Finalista en el VI Concurso Literario Internacional ”Ángel Ganivet”, Helsinki, Finlandia. (2012); Mención honrosa, en poesía, Concurso Nacional de poesía y cuento joven Universidad de Valparaíso (2009).

“El pasado es un holograma entre restos y harapos / Vas y sigues con tu sombra, sin importar los puntos cardinales”

LAS CONFESIONES DE STEPHEN HAWKING

Antes de irme a la cama a reposar el esqueleto

Cayó la lluvia eterna encima de los rieles

Y las ciudades nacieron otra vez desde sus charcos

También perdí la voz y la memoria

A paso acelerado cerré todas las tiendas de ortopedia

Entonces fui tragado por un agujero negro

Y allí me convertí en antimateria, anti gravedad

Y mis recuerdos se desvanecieron en el cosmos como átomos

Volví más viejo, más inválido

Volví con una mueca eterna y seductora

Más deforme

Como largas horas acaloradas

Y sostuve por años una botella de Ron Silver

Porque quise atravesar la galaxia como a un océano de leche

Pero los vidrios estaban empañados

Y yo permanecí reflejado por siempre en la transparencia

Hasta que desperté en camas extrañas

Junto a mujeres extrañas

Y los astros fueron reemplazados por prótesis

Y las prótesis luego fueron sillas de ruedas

Y la vida no era otra cosa que un ademán del mismísimo tiempo

Antes de ir a la cama a reposar el esqueleto

Tracé una línea imaginaria a través del universo

El mismo cielo donde perdería los ojos Galileo

El viejo Tales de Mileto

La misma luna de Armstrong

La misma luna mía y de mis perros

Entonces fue cuando el destino se perdería de mi vista

Y la ilusión de la memoria

Nunca ha vuelto a ser la misma

 

LA MURALLA CHINA

La Muralla China ―me dicen―

se puede divisar desde el espacio

como si fuera una cicatriz

imborrable de este mundo.

Los chinos tardaron siglos en construirla.

Kafka también perdió su tiempo

cuando escribió sobre ella en un papiro.

Algunas voces cuentan que aún transitan chinos muertos,

y que también existen suspiros vagabundos.

Pero yo no sé nada de Historia.

Yo solamente observo fotos desteñidas.

Me pregunto cuántas piedras dispuso un sólo hombre;

y me vuelvo a preguntar cuántas piedras

quedaron abandonadas.

La Gran Muralla está situada ―me han dicho―

bajo la sombra de una era sangrienta

en donde cada alma apretaba los dientes

y tragaba cementerios sobre los crepúsculos.

Quien la empezó no supo nunca ―creo―

el porvenir de su ladrillo.

Pero la luna ―eso sí― presenció silenciosa

las noches que avanzaron como escalones.

Yo recorro entero ese laberinto,

en cuya salida me encuentro a mí mismo

apilando rocas y azotado,

azotado por el azote del tiempo.

 

JENNY

Jenny, la reina del topless

sabe que los hombres

se la corren por ella cuando llegan a sus casas

jenny se la chupa a los viejos

a los jóvenes que vienen en busca de una historia

para presumir con los amigos

jenny se lo chupa a dios

jenny fue niña como su hija

y ella no quiere que su hija sea lo mismo

quiere que estudie, sea alguien

ocupe la boca en otra cosa

por eso jenny se sacrifica y continúa todas las noches

rompiendo catres

no dejando vara parada

poniendo y sacando condones

como un relojero

como quien vaciara probetas

pero jenny desconoce que el tiempo pasa pronto

y que las resacas son lentas,

los taxistas la encuentran linda

dicen que se parece a Sophia Loren,

es educada, habla bien, tiene voz de telefonista

de secretaria salida del Manpower

por eso se la pelean los ejecutivos

como dama de compañía en reuniones de negocios;

jenny trabaja bien, te atiende bien, lo hace con gusto

con agrado con cariño

no pareciera darle asco

nadie sospecharía que llora cada vez que llega a casa

se seca las lágrimas

y le dice a su hija que es una basurita en el ojo,

algunos piensan que jenny

podría salir en televisión

que tiene porte

que tiene clase

eso piensan los que ven morir las noches

comiendo hot-dogs en el carrito de la esquina,

y jenny lo pone jenny lo saca

el mete y saca de toda una vida

jenny está orgullosa de saber cómo

hacer sentir bien a un hombre

satisfacer sus deseos más ocultos,

lo sabía desde los tiempos en que andaba

con un ex compañero de escuela

el padre de su hija con quien tenía planes

pero él hizo carrera en el servicio militar

y aunque de él a ella nunca le faltó nada

jenny era ambiciosa

ella quería algo más

sabía que podía acceder a algo mejor

la pobreza le asustaba,

y ahora a jenny la defienden los ratis

ahora a jenny se la comen los ratis

jenny sabe cómo funciona el mundo de la droga

sabe que no puede enamorarse,

porque jenny piensa que el fracaso

es llegar a casa con las manos vacías.

 

ALGO DE KAFKA HAY EN TODO ESTO

Las hormigas han invadido la casa

Si coloco a Brahms se ponen agresivas

Con Wagner realizan movimientos como si fueran

Un escuadrón del ejército romano

Dominarían al mundo si fueran del tamaño

De una ardilla o un suricato

Entonces me rindo antes ellas

Y les leo a Stephen King o “El Anti Cristo”

Les hablo de los presocráticos

Les enseño libros ilustrados sobre zoología y teorías astronómicas

Las hormigas después de todo son buenas oyentes

Saben que les temo

Saben que necesitan estudiaros para entender nuestras debilidades

Mañana les cantaré canciones de Tom Jones o Frank Sinatra

Dejaré azúcar en cubitos

Y cada día les mostraré un poema distinto

Algo de Kafka hay en todo esto

Es como en El silencio de los Inocentes

“codiciamos lo que vemos todos los días”

¿y qué vemos todos los días?

Un pasillo

Un planeta que flota en la oscuridad

El mismo pájaro estrellándose contra la misma ventana

Algo de Kafka hay en todo esto

Gregorio Samsa nunca supo lo que realmente le sucedió

Pero quién podría saber lo que a Gregorio Samsa realmente le sucedió

Sólo sabemos lo que se presenta ante nosotros

Mañana es otro día

Mañana sabremos lo que nos trae la corriente

Un gato no entiende su imagen en el espejo,

al hombre le costó entenderlo

a menos que fina que lo entiende

a menos que nunca lo entienda

y este destinado a no entenderlo

 

LA ÚLTIMA TENTACIÓN DEL CÓNDOR ROJAS

es fácil caer cuando se vuela alto

llegar a la cima y observar el mundo

como si fuera un hormiguero;

la FIFA se ensañó conmigo

fui condenado a cadena perpetua

exiliado, cortaron mis alas,

y encerraron en un zoológico;

afeitaron mi cabeza con la misma gillette que me hice el corte,

en mi jaula colgaron un rótulo que decía:

3 de septiembre de 1989;

hay cosas que duelen más que un pelotazo en el rostro

a veces me lanzan zanahorias y tomates

otras veces piedras o botellas

y mis heridas vuelven a sangrar,

los niños se ríen a carcajadas y me apuntan con un dedo,

eso me duele. Hay cosas que duelen más que un pelotazo

desde los 12 pasos en pleno rostro;

a veces sueño que estoy tirado en una enorme planicie verde

y un meteorito cae desde las alturas, aquel proyectil me da en el rostro

y mi vida comienza a desprenderse

una y otra vez, simultáneamente;

a veces sueño con la Rosenery

que se pasea en calzones y coloca

una bengala en mi plato

nos queremos

nos amamos profundamente en ese sueño

ella me ve sangrando desde las profundidades,

la Rosenery Mello Do Nascimieto

esa mujer que cambiaría el curso de mis días

ella me lanzó un proyectil un beso de fuego

mi conejita play boy que firmaba autógrafos

mientras yo me congelaba en los calabozos de la indiferencia;

en ese sueño yo mutilo mi cuerpo para dar paso a una nueva década:

llega la democracia, nuevos programas de televisión,

la ciudad se llena de comida chatarra y bombas de bencina

yo me quedo aquí, en mi jaula,

esperando una pelota que no llega;

de un bostezo escapo de los tribunales de

la Confederación Sudamericana de futbol,

jueces y secretarios

formulan sus veredictos,

pero el mundo no está preparado

y yo no estoy preparado para enfrentar al mundo

sólo digo que “fue un corte a mi dignidad”

y los pájaros sacudieron el plumaje en todos

los techos del planeta;

es fácil caer cuando se vuela alto

llegar a la cima y observar el mundo

eso oigo decir a mi madre

mientras soy un niño que hace como que ataja el viento,

en ese mismo sueño a veces todo queda en silencio:

el estadio en completo y único silencio

un silencio tan puro como el de los cráteres de la luna,

una gaviota atraviesa por ese silencio

y por un instante sueño en el mismo sueño

que nada de eso ha sucedido,

las gradas del Maracaná

son una parte del Atlántico

y el público es flora y fauna marina

y yo soy una especie de carnada

un gusano revolcándose en el mar de la desolación;

—este mundo fue creado para los infames y tramposos—

y de pronto una bocanada gigantesca de abucheos y pifias

se siente nuevamente

y allí está mi cuerpo ensangrentado como Cristo en el sudario

y alguien me susurra al oído

“córtate una ceja, Roberto”

“córtate una ceja, Roberto”

Lo hice por Chile, maldita sea!!

e imaginé cómo hubiera sido mi vida si no hubiera ocurrido el bengalazo

el diablo me tienta enseñándome la vida sin el Maracaná,

sin el maldito bisturí, maldito guante, perdiendo el partido dignamente:

no fuimos a Italia, la selección chilena es eliminada,

pero yo me fui a jugar al Real Madrid

me casé con una súper modelo de 19 años,

gané el balón de oro 2 veces consecutivas

y en mi país me recibieron en La Moneda cada vez que ganaba

una liga del rey. Jubilé

me ofrecieron un puesto ejecutivo en Colo-Colo

formé una ciudad deportiva

y fui invitado a relatar partidos para Fox sport y ESPN

la última tentación del Cóndor Rojas

mi última tentación antes de ser ejecutado

antes de caer rendido en una inmensa alfombra verde

mi conejita play boy a mi lado, observándome,

diciendo no te levantes, permanece allí revuélcate

para cambiar la Historia del fútbol chileno,

ella sostiene la bengala, me guiña un ojo

y la entierra en mi corazón

 

LOS PERROS DEL APOCALIPSIS

Los perros del Apocalipsis

ladran cuando la luna aparece

detrás de los eucaliptos

amarillenta,

y los pájaros de la muerte

le responden a la muerte

y la muerte les responde

con las huestes de la muerte

y todo se torna una sola y completa muerte

en medio de la noche amarillenta,

y tu recuerdo se hace más espeso

cuando las olas no revientan

y la muerte nos responde

y le respondemos a la muerte

llevando tu cuerpo a la orilla

mientras los perros del apocalipsis

transitan en la noche amarillenta

y esconden tus huesos en la arena

 

CADÁVERES

Al principio los enterraba

Después aburre la descomposición

Y arrojas las rótulas al viento

Y aplastas cráneos con otros cráneos

Y respiras hondo para que la muerte entre

Al principio improvisaba funerales

Y cavaba fosas comunes en el cielo

Después sólo quemas los cuerpos

Y recuerdas que algunos lo hacían

Para borrar evidencias y el reconocimiento

Luego de un tiempo te das cuentas que comes junto a ellos

Que acumulas cadáveres y restos

Como un obsesivo compulsivo post apocalíptico

Porque no tienes helicópteros para arrojarlos al mar

Ni voluntad porque ya todo vale mierda

Entonces rebautizas, nombras

Por primera vez en la post humanidad

Cuando la tierra es sólo una inmensa sepultura

Y también tu mente, que ya no recuerda

El pasado es un holograma entre restos y harapos

Vas y sigues con tu sombra, sin importar los puntos cardinales

Y dibujas con la voz una silueta en las playas

Donde alguna vez tus ojos vieron

Al sol hundirse en el horizonte

 

 

Related Posts

Leave A Comment